miércoles, 10 de junio de 2009

Luces y sombras

Alguien me pidió un autorretrato, de un día para otro. Empecé a hacerlo cuando el reloj marcaba en punto las doce de la noche, lo terminé a las seis de la mañana del día siguiente.

3 comentarios:

  1. te ves muy triste, y asi no sos vos, es como si te chimara el zapato

    ResponderEliminar
  2. Coincido en que tu rostro refleja mucha alegría, juventud y chispa; y en tu autoretrato pesa más la oscuridad, por lo que te ves triste. Ludwin

    ResponderEliminar